¡Saca tu mantel Vichy, tu cesta de mimbre y tus deliciosos sándwiches para disfrutar de un pícnic en los mejores lugares de Angers!

Un poco de sol, un rincón de naturaleza y un sándwich recién hecho: no necesitas nada más para disfrutar del momento. Angers y sus alrededores están llenos de rincones encantadores para ir de pícnic. Hemos seleccionado algunos para que elijas en función de si buscas calma y tranquilidad o dinamismo y actividades.

Para jugar y gastar energía con niños:

El Parque de Pignerolle: tus hijos sabrán dar buen uso a su zona de juegos y a sus espacios abiertos. En cuanto al pícnic, podrás disfrutarlo sobre la hierba o en cualquiera de las mesas que tienes a tu disposición (para evitar que la ropa de los niños se manche).

La playa de Villevêque: El gran extra... En el Loir hay socorrista todo el verano. Instálate a la sombra para hacer un pícnic y, después de hacer la digestión, date un chapuzón.

Para compartir buenos momentos con tus amigos:

Parque des Sablières, en Écouflant: Disfruta de las mesas próximas a la playa o acércate al parque y disfruta de unas patatas fritas y unas ensaladas a la sombra de sus grandes árboles. Aprovecha la tarde para darte un baño o para hacer una sesión de musculación colectiva en las máquinas instaladas al aire libre.

El Lago de Maine: Perfectamente equipado, es uno de los lugares favoritos de los angevinos para reunirse alrededor de una barbacoa o para practicar actividades deportivas. Allí se organizan numerosas actividades a lo largo de todo el verano (vóley-playa, vela, fitnes, conciertos…).

Para hacer una pausa en la ciudad:

El Front de Maine: Haz una parada entre el Maine y el Théâtre du Quai y disfruta de una ensalada o un sándwich. La vista sobre el Maine y el castillo resulta relajante, un efecto que las garzas que se cuelan entre los barcos amarrados acentúan aún más.

Jardín del Museo des Beaux-Arts: Disfruta de este lugar en pleno centro de la ciudad para comer y descansar, acompañado de un buen libro, entre visita y visita.

Una inmersión en plena naturaleza:

Merendero de les Ponts-de-Cé: Extiende tu mantel Vichy frente a los bancos de arena del Loira, saca tu cesta de pícnic y tómate tu tiempo para disfrutar de los paisajes de este río salvaje.

La isla de Béhuard: En la isla de Béhuard seguro que encuentras un buen rincón de vegetación para hacer un pícnic. La zona de La Queue de l’île es la menos frecuentada y las más campestre. ¡Las vistas sobre el Loira y el puerto de la Possonnière te dejarán sin aliento!