En la ruta del viñedo del Aubance

En la ruta del viñedo del Aubance © Jean-Sébastien Évrard

En la ruta del vino: Château de Brissac y viñedo del Aubance

Entre el río y las viñas, las bodegas y los molinos, déjate llevar por la ruta de los viñedos del Aubance y descubre unos paisajes tan variados como las denominaciones que encontrarás en este circuito de cerca de 57 km.

Camino hacia el viñedo del Aubance

Después de una pequeña escapada a Angers, dirígete hacia la ciudad de Les Ponts-de-Cé cruzando el puente Dumnacus. Solo tienes que seguir el itinerario de la ruta del vino del Aubance y dejarte guiar hacia unos pueblos preciosos. Por cierto, si buscas un lugar para admirar los paisajes del Valle del Aubance, los miradores de Saint-Melaine-sur-Aubance ofrecen unas vistas magníficas durante todo el año.

Visita el Château de Brissac

¡Ven a conocer al «Géant du Val de Loire»! Con sus 7 pisos, el Château de Brissac es el castillo más alto de Francia. Aprovecha la visita guiada para descubrir el extraordinario patrimonio de la morada de los Duques de Brissac desde hace cerca de 500 años. No olvides darte un paseo por el magnífico parque del castillo, ¡con sus árboles centenarios e incluso algunas viñas!

Al final de la visita, el guía te conducirá a la bodega, donde podrás degustar los vinos de la propiedad, Anjou-Villages Brissac e incluso Rosé d’Anjou.

En tu camino, el Domaine de Bablut, el Domaine Sainte-Anne, el Clos des Mailles, el Domaine de la Gonorderie, el Domaine de la Belle Étoile, Les Caves de la Loire...

De camino a las Coteaux de l'Aubance

Tienes que hacer un alto en Blaison-Gohier, considerado «Petite cité de caractère». Este pueblo, pequeño y auténtico, conserva su arquitectura desde hace más de 15 siglos.

Recorre las rutas de senderismo que cruzan los viñedos del Aubance: podrás conocer a unos viticultores que te acogerán amablemente en sus bodegas. ¡Aprovecha y saborea, en función de tus gustos, vinos tintos, blancos, rosados o espumosos!

Durante tu periplo podrás hacer una parada en el Domaine de Rochambeau, en el Domaine des Deux Moulins, en el Domaine de Haute-Perche o en el Castillo de Bois Brinçon.

Disfruta de unas vistas únicas sobre el Loira

Continúa después en dirección Saint-Mathurin-sur-Loire y cruza el puente: desde él disfrutarás de una vista increíble sobre el Loira, el río más largo de Francia. ¡Espera a la puesta de sol y vivirás un instante mágico en las orillas del Loira! 

Por la mañana temprano, dedica un tiempo a visitar la Loire Odyssée en familia para saber todo sobre el último río salvaje de Europa.

¿Te apetece hacerte a la mar? Tienes la opción de un crucero en barco de paseo, con el que disfrutarás de los paisajes. Ten los ojos bien abiertos: ¡el Loira tiene una fauna muy rica y variada!

Para llegar a Angers, toma la Levée de la Loire, una antigua carretera-dique del siglo XII. Pasarás primero por La Bohalle y después por La Daguenière, con sus dos Îles de Loire: la Île du Hardas y la Île de Mézangeon.

Cuando vuelvas hacia Angers, haz una pequeña visita a su castillo, el corazón de la ciudad. ¡Haz un alto en una vinoteca o restaurante de Angers para seguir descubriendo los vinos de Anjou y las especialidades locales!